0

50 Imágenes de Feliz Cumpleaños amiga con frases y mensajes originales

Suele decirse que las fechas importantes, los eventos especiales tienen ciertos rasgos que nos sacan de la cotidianeidad: se perdonan errores, se dejan de lado enconos, se realiza una especie de borrado de falencias, se trata de buscar concordia, recordar momentos buenos y cuetiones por el estilo. En definitiva, hablamos de instancias en las cuales si no se busca cierta concordia y felicidad estaríamos un poco errados. Pero no solo eso: estas efemérides sirven para ratificar, confirmar una vez más lo mucho que se quiere, porque en el amor no existe la sobreabundancia. En ese sentido, te presentamos 50 imágenes de feliz cumpleaños amiga con frases y mensajes originales ¡Un artículo para ti, querido lector!

Imágenes con frases de feliz cumpleaños amiga

¿Nos damos cuenta que el mundo es hostil? ¿Que priman muchas veces los egoísmos, la competencia, sencillamente el sálvese quien pueda? Bueno, si somos bastantes mancomunados en semejante análisis, también podremos decir que la amistad es un remanso, una tranquilidad que conviene, que da una caricia al alma y que nos motiva a seguir adelante, sea cual sea el resultado.

 

Que los años no sean motivos de enojo, tristeza y arrugas en el mal sentido. En todo caso que sean ocasión para fin de querellas, para alegrarse, divertirse y cuestiones por el estilo. Podemos ser felices en cualquier momento siempre y cuando no los propongamos; pero si la oportunidad ayuda es mejor aprovecharlo. Un cumpleaños es el ejemplo por excelencia.

¿Qué se le desea a un amigo en su día especial? Seguramente bonanza en el presente y en el porvenir, suerte en el amor, en los honores y en las riquezas; pero sobre todas las cosas se agradece, porque desde nuestra óptica somos beneficiarios de algo inextingible (tendría que ser así) como la amistad. Un lazo fuerte que no se rompe no importa el tiempo, la índole de las circunstancias o el lugar.

Gracias por tanto, lo podemos decir. Lo repetimos: lo podemos decir. Hay que aprender de una buena vez que los sentimientos se sienten, valga la redundancia; aunque también, sobre todo, se dicen, se anuncian, siempre con un objetivo: que la otredad esté segura de ellos. Luego veremos si somos correspondidos; si el trabajo está bien hecho es difícil que no.

Es bueno dar, hacer el bien aunque no saquemos ni una pizca de beneficio. Sí, se podrá achacar que el móvil siempre es individual, incluso en las máximas abnegaciones. Eso sacaba de quicio a los moralistas del pasado. Aquí no, querido lector: si te hace bien, si tu objetivo no es peligroso, no hay nada malo en encontrar desde el ego el disparador del acercamiento al amigo.

Un amigo es un ser entrañable, lo que quiere decir por lo general que sentimos verdadera empatía con esos seres. Es decir, sucede ese milagro tan poco visto en la sociedad en donde nos congratulamos con las alegrías y nos condolemos con la tristezas, yendo mucho más allá de lo políticiamente correcto o las etiquetas. No, no queremos porque alguien lo prescribe, sino porque esa persona ha hecho demasiado en nuestra vida; lo merece con creces.

Así que es un excelente momento para volverse melosos, empalagosos, incluso un poco cursis. Es que tal vez las palabras no afloran siempre, así que mejor aprovechar el momento en el que salen a borbollones, sin ninguna limitación en el buen sentido. Piensa en tu amiga y di lo que quieras, estas imágenes te ayudarán mucho como complemente o matriz de pensamiento.

Porque cada amiga en nuestra vida es una auténtica princesa y siempre lo será.

Deseamos lo mejor, lo queremos por la otra persona ¿Cuántas veces sucede eso? Tal vez sea una mácula de la sociedad, pero no cualquier persona merece para nosotros semejante abnegación o algo por el estilo. Tiene que haber hecho mucho el amigo para ganarse semejante lugar en el corazón propio.

Perdonar también siempre es bueno. Es que los sentimientos negativos o ponzoñosos se quedan en nosotros, nos aferran a contextos tan malos que no podemos más que convertirnos en seres lóbregos. Mejor es perdonar, perdonar libera, redime, póngase la palabra que se quiera; en definitiva, nos hace muy bien. A los amigos se los perdona.

Por muchos más momentos compartidos. Nos regocijamos por el pasado, por lo vivido que queda como recuerdo indeleble; sin embargo, es hora de seguir formando flamantes capítulos, nuevas historias que contar en el porvenir.

Feliz cumpleaños, querida amiga. Gracias por tanto; perdón, tal vez, por tan poco. Aunque semejante recapitulación tú la harás o no.

El deseo puede expresar un modo social, una suerte de frase mágica para simplemente quedar bien o, al contrario, puede ser una expresión diserativa y hasta imperativa.  Con los verdaderos amigos naturalmente desarrollamos lo segundo.

El día de un cumpleaños tiene que ser mágico desde el inicio al final. Es que nos sentimos distintos; como pocas veces la realidad está más o menos dirigida a nuestra persona. Somos especiales y nos hacen sentir así; salimos de ese anonimato que a veces desespera y otras reconforta.

Aquí te dejamos una enorme cantidad de imágenes para que tus amigas sean más felices aún en la jornada de su cumpleaños.

Rosas, abrazos, mimos, palabras con cadencia tierna; todo eso se da en el día en el que una amiga cumple sus años. Es que se celebra la vida, por ende lo único que debe existir es lo positivo y promisorio.

La vida está hecha de momentos. No podemos configurarnos como linealidad, porque semejante visión en la conciencia no existe. Somos instantes, pequeños puntos que forman una línea invisible y que tienen el poder de lo absoluto. Los cumpleaños, sin lugar a dudas, tienen semejante naturaleza.

Los deseos son hermosos, sobre todo cuando los sentimos genuinos, cuando emergen de nuestro ser sin dobles pensamientos, asechanzas o cuestiones por el estilo. Hasta sentimos una pureza que nos hace muy bien; seguramente las amistades hacen mejor al ser humano.

La vida se mide en momentos ni en tiempo. Posiblemente como en ninguna otra cosa importe tan poco lo cuantitativo frente a lo cualitativo. Las sonrisas ajenas, los chistes, el pasar una positiva jornada, el sentirse acogido, acompañado, que tanta gente se vea en empatía contigo, ¿no es algo hermoso? La cumpleañera puede suponer que ha hecho bien muchas cosas; de lo contrario el resultado sería muy distinto.

Porque suele decirse que el amor es lo único que si se divide se multiplica, crece. Lo sentimos en los cumpleaños si somos los protagonistas. Todos solícitos, todos saludando, ayudando, haciendo que el momento sea algo más especial, todavía más de lo que seguro ya es.

Ni materialidad ni logros ni riquezas o enormes honores. Quizás lo que podemos desear en un cumpleaños es un deseo, valga la redundancia, que se quiera a sí mismo ¿Y qué podría ser? Puede ser el amor de los amigos, por ejemplo.

Los años pasan, los aprendizajes crecen, las oportunidades se suceden, los contextos se modifican y, sin embargo, la verdadera amistad siempre permanece. Es que justamente ese debe ser el verdadero rasgo o virtud de semejante vínculo: su perdurabilidad, su estar con el tiempo y en todo caso morir cuando los seres no estén más en este plano, pero nunca por indiferencia.

Agustin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *