0

Vestidos cortos 2017 tendencias de moda

Seguramente la estética tiene un enorme lugar hoy en día. Y eso no quiere decir comprender al ser humano (y las mujeres en este posteo especialmente) como meros envases superficiales, sino decir que el contenido y el continente pueden formar una hermosa amalgama compleja e impactante. En esta ocasión te proponemos un enorme posteo con imágenes de vestidos cortos, que sirve a ambos hemisferios: la primavera del sur y el otoño del norte llegan a un punto que esbozan temperaturas similares, de ahí que en esta época del año la moda se unifique de algún modo ¿Necesitas algo serio y delicado? ¿Una prenda más grácil y sencilla? Aquí te mostramos las tendencias del 2017 en este momento.

Imágenes de vestidos cortos 2017

Los vestidos tienen sus complejidades, porque no se puede usar cualquier atuendo en diversos eventos. En rigor de verdad, hay algunos ligeros, con menos adornos o brocados, que pueden verse muy bien en una festividad al mediodía; otros, en cambio, con más escote, brillantes o plisados quedan excelentes en galas nocturnas, con una elegancia que asombra.

El plateado siempre transmite elegancia, sobre todo cuando a lo liso del atuendo le añadimos hermosos brocados con las formas más estrambóticas que añaden más brillo y llaman más la atención. Son colores que sirven muy bien para absorber la claridad del ambiente y que se sienten en la mayoría de los casos muy ligeros.

Aquí tenemos un vestido rosa, no solo corto, sino con ninguna manga desarrollada. Pensando en un clima primaveral todavía presente en el hemisferio norte y emergente en el sur, resulta ser una excelente opción. El escote es lo justo en su pronunciación y la zona de la falda contiene unos hermosos vuelos bien subdivididos.

El minimalismo también llegó a los vestidos cortos (no podía ser menos). Tenemos, entonces, opciones con líneas o puntos que quedan muy bien, apelando a combinaciones de colores absolutamente libres, todo bien moderno como el 2017 exhibe. En ese sentido, las tendencias de la actualidad son bastantes más laxas y las posibilidades se multiplican.

La combinación de una parte escotada en conjunto con la falda y una suerte de vestido por abajo en manga larga es una excelente opción para la noche, sobre todo cuando el viento arrecia y la temperatura desciende bastante. Podemos decir que se conserva la elegancia, gallardía y, sin embargo, la belleza es importante. La zona alta del vestido puede apelar a estampados o brocados, siendo un poco conservador el cierre del cuello (a pesar del falso escote).

El rojo siempre será el amor, la pasión, todo lo que conlleva lo sanguíneo en lo humano. Aquí te dejamos opciones de este color, con hermosos falsos brocados que terminan siendo más que nada transparencias de una tela más fina.

Los vestidos de una sola pieza, sin intervención de cintos o divisiones, son una excelente opción que nunca pasará de moda. Son juveniles, frescos, alegres, una verdadera invitación para esas jornadas de festividades con hermosos climas.

La carencia de mangas y el nivel de lo descubierto en la espalda son cuestiones que variarán según tu gusto, tu cuerpo y, sobre todo, la festividad. Naturalmente, si el vestido es de una tela o seda tenue o ligera, podrás utilizar algún saco por encima; de lo contrario no es tan conveniente, sobre todo por los pliegues que puede desarrolar debajo.

Los brocados transparentes están siempre en zonas específicas. Unas de ellas es la cintura, algo que queda muy hermoso porque justamente resalta la sensualidad de esa zona en la mujer. Una verdadera opción para tener en cuenta.

El blanco es alegría, pureza, tranquilidad, frescura y muchos más valores positivos. No por algo se utiliza en las bodas, aunque también lo puedes tener en cuenta para múltiples festividades. Si el mismo combina con brocados, que no son más que sedas entretejidas, la belleza se maximiza. Aunque también los mismos, dando lugar a formas extrañas, pueden ser transparentes.

Las flores son vida, fertilidad, naturaleza, ciclos, etc; es decir, una buena cantidad de ideas positivas se asocian a ellas. De ahí que sea una excelente opción si quieres transmitir semejantes sensaciones a tu misma persona y a los que están alrededor. Un vestido de flores, por analogía, suele ser más adecuado de día.

Las transparencias con diferentes formas, brocados y estampados quedan siempre muy hermosas.

Flores de múltiples colores que nos otorgan vida y juegan justamente con ese policromatismo. Otra buena posibilidad a tener en cuenta, sobre todo en festividades a la luz del día.

El color coral siempre es una buena opción para las tendencias del 2017. Los vestidos cortos pueden terminar en faldas abiertas, cerradas e inclus con bellos vuelos en la zona posterior.

 

 

Cada vestimenta dependerá de la clase de festividad a la que acudiremos. Es decir, así como decidimos el tipo de peinado, también tenemos que pensar bien sobre qué clase de vestido utilizaremos. Un escote pronunciado no es idóneo en una celebración donde hay niños, así como el nivel de exiguidad de la falda.

A veces la simpleza apasiona, porque justamente nos otorga un grito de que se puede llegar a la belleza con la mínima expresión, a partir de una economía de esfuerzos admirable. El vestido de seda fucsia de arriba es un hermoso ejemplo, ceñido en la justa manera, sin mangas y con un cierre conservador en el buen sentido para la zona del cuello.

Lo nada ceñido también es una hermosa opción, aunque quizás más adecuada, por su frescura, para aquellas celebraciones que se llevan adelante en el día, bajo el sol, porque realmente son livianas y absolutamente cómodas.

Los brocados de negro sobre un vestido blanco generan un contraste perfecto que queda muy bello y elegante. El blanco suele ser una hermosa opción para la luz del día, aunque el negro otorga una perfección nocturna, un plus de misterio que muy bien se observa a la noche.

Más ejemplos de vestidos cortos, con faldas más sueltas, llenas de brocados y de dimensiones un tanto más largas, aunque claro está, siguen observándose las rodillas.

El dorado y el plateado transportan un nivel de sofisticación muy alto, quizás absolutamente idóneo para una celebración de noche. Arriba tenemos un ejemplo de vestido corto, confeccionado en dos piezas bien discernibles.

Los brocados pueden formar los agrupamientos que nosotros deseemos, sobre todo cuando decidimos elegir determinado vestido. Arriba tenemos un ejemplo con transparencias que solo deja libre de formas o estampados la zona central, desde el cuello hasta el fin de la falda. El añadido de una flor grande en un hombro es muy peculiar y maravilloso.

Las flores siempre quedan bien, no importa si los diseños son iguales o simétricos o si apelan a las diferencias notorias. Arriba tenemos un ejemplo de lo primero.

Rojo y con brocados, una hermosa combinación para tener muy en cuenta.

Lo positivo de la tendencia para la primavera/otoño 2017 es su variedad. Como vemos se juega con múltiples estampados, brocados, plisados, sedas y transparencias que quedan hermosos, aunque tal vez para diversas ocasiones de exhibición. Asimismo, la utilización del escote es moderada, desarrollándose un movimiento más conservador en esas cuestiones. En cuanto a los colores, prácticamente no hay limitación.

Esperamos que las siguientes imágenes y su información concomitante hayan sido de gran colaboración, querido lector.

Agustin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *