0

Imágenes del Sistema nervioso sus partes y funciones

El ser humano es una máquina maravillosa y semejante adjetivo también le puede caber al mismo sistema nervioso. Todas las actividades que realizamos en nuestra vida diaria, las conscientes e inconscientes también, como correr, nadar, dormir, hablar, lo que pensamos, está supervisado y supeditado por esta enorme red de comunicaciones. A continuación te presentamos imágenes del sistema nervioso: sus partes y funciones. 

Imágenes del sistema nervioso: partes y funciones

El ser humano, al igual que los animales, necesita y es capaz de captar información tanto del espacio que lo rodea como del interior mismo; hablamos de señales, retenidas  de manera consciente o inconsciente, que el mismo cuerpo emite desde diversas zonas. Justamente el sistema nervioso emite y recibe tales señales, organizando, si se quiere, los diferentes menesteres del organismo. Esta labor ha hecho pensar a muchos estudiosos en tal sistema como la estructura más compleja que puede presentar el ser humano.

¿Entonces qué es el sistema nervioso? Es una estructura sumamente compleja destinada a controlar, organizar y coordinar los labores del cuerpo humano, una suerte de red interna que abarca todo el cuerpo. Y cuando decimos labores, término que puede sonar vago, es precisamente para expresar la excesiva importancia del accionar de este sistema, sin el cual no podríamos pensar siquiera a una persona. Hablamos de una estructura o conglomeración de órganos interconectados que recogen y procesan estímulos y señales, procedentes tanto del interior como del exterior, para lograr una adecuada adaptación del ser humano a la vida misma.

De origen ectodérmico (es decir, proveniente de tiempos embrionarios), el tejido nervioso también cuenta con células llamadas neuronas, especializadas en la comunicación mediante señales químicas y de origen eléctrico, que surcan todo el cuerpo hasta llegar al cerebro, el cual procesa y regresa una respuesta al resto del cuerpo.

El sistema nervioso, naturalmente, es una configuración viva, lo cual impele a estudiarla desde un aspecto dinámico. Sin embargo, por limitaciones, aquí desarrollaremos un estudio de carácter anatómico. Desde esa perspectiva, el sistema nervioso se puede dividir en sistema nervioso central, compuesto por encéfalo y médula espinal; y el sistema nervioso periférico, conformado por todos esos nervios que salen del central y se extienden a lo largo y ancho del organismo humano.

Sistema nervioso central

Encéfalo

El encéfalo es la estructura del sistema nervioso central que se halla en el interior del cráneo, por lo tanto, a nivel anatómico, teniendo en primer lugar al cerebro, hablamos de los órganos que ocupan más espacio. Estos órganos dominan todas las funciones corporales, tanto voluntarias como involuntarias. Siguiendo este análisis anatómico, el encéfalo se puede subdividir a su vez en cerebro, cerebelo y tallo cerebral.

Cerebro

El órgano más importante por su tamaño y su extremada complejidad. Fraccionado en dos grandes hemisferios (izquierdo y derecho, comunicados por un haz de fibras nerviosas), tiene un área externa que se conoce como corteza cerebral, conformada por materia gris (esta también es parte, por ejemplo, del tálamo y el hipotálamo) y formas, pliegues, que se denominan circunvoluciones. Debajo de la materia gris hay una materia blanca.

Cuando hablamos de la funcionalidad del cerebro solemos pecar de reduccionistas, ya que su complejidad (el cerebro contiene 86 mil millones de neuronas) lo rebasa todo. Sin embargo, a grandes rasgos, es el encargado de procesar las diversas informaciones provenientes de los sentidos, controlar movimientos, procesos de cognición, emociones, memoria, aprendizaje, etc.

Cerebelo

Encargado de integrar procesos sensoriales y motores, el cerebelo está situado en la parte inferior y posterior del encéfalo. Se halla conectado a la médula espinal y otras estructuras encefálicas mediante una infinidad de haces nerviosos. Por eso, se puede deducir, participa de todas las señales que la corteza envía al sistema locomotor. Sin embargo, se ha demostrado en los últimos tiempos otras funcionalidades del cerebelo: ser parte de procesos cognitivos, de aprendizaje, del lenguaje, etc.

Tallo cerebral

Conocido también como tronco encefálico, se constituye como la principal vía de comunicación entre entre el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos. Formado por materia gris y blanca, también se encarga de tareas como la respiración o el ritmo cardíaco. Está compuesto por el mesencéfalo, la protuberancia anular y el bulbo raquídeo (o médula oblonga).

Médula espinal

Esta estructura anatómica cumple la función, nada más ni nada menos, de transportar los impulsos nerviosos desde el encéfalo hasta los 31 pares de nervios del sistema nervioso periférico. Las dos vías son conocidas: una aferente, en la que la información circula desde el tronco, cuello y extremidades hasta el cerebro; y una eferente del cerebro al resto del cuerpo.

Sistema nervioso periférico

Es la estructura responsable de transmitir las señales mediante los nervios craneales y espinales, los cuales en gran medida se hallan afuera del sistema nervioso central, pero poseen la funcionalidad de conectarlo con el resto de los sistemas. Se compone, como anunciamos, de nervios craneales y espinales.

Nervios craneales

Compuesto por 12 pares de nervios, se original en el cerebro y a la altura del tallo cerebral, repartiéndose en el cuerpo mediante unos orificios situados en la base del cráneo, en el cuello, el tórax y el abdomen. De alguna manera podemos decir que nacen ubicados según la labor que cumplan: los que son encargados de transmitir la información motora viajan por vía eferente y su origen es el tallo encefálico; las fibras encargadas de las señales sensitivas y sensoriales, atraviesan el camino aferente y nacen fuera del tronco del encéfalo.

Nervios espinales

Los nervios espinales (también se los puede conocer como raquídeos), son 31 pares de nervios encargados de la transmisión de señales sensoriales, como por ejemplo el tacto o el dolor, desde el tronco o las cuatro extremidades al sistema nervioso central. Asimismo, median con este sistema llevando información al cuerpo sobre cuestiones de postura, articulaciones o musculatura (aquí también se puede hacer la división entre sistema nervioso somático, es decir, el que media con el exterior; y sistema nervioso vegetativo, el cual es el encargado de los procesos y conexiones de cariz interno).

Agustin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *